Las personas tienden a esperar de 5 a 7 AÑOS entre la primera vez que tienen síntomas y buscan ayuda.